¿Qué relación tienen?…!

Ciudad de México (Rasacandela.com/Redacción).-  En los años 70, el Chapulín Colorado fue introducido en la televisión como: «Más ágil que una tortuga, más fuerte que un ratón, más noble que una lechuga, su escudo es un corazón ¡El Chapulín Colorado!»

Foto: Twitter.

En 1970, un superhéroe vestido con un traje rojo y con un corazón impreso en el pecho apareció por primera vez en la pantalla de la televisión mexicana. Era el inicio de una era, un personaje con tales poderes que trascendió en el tiempo y traspasó las fronteras.

El Chapulín Colorado entró en escena durante el programa de comedia Los supergenios de la Mesa Cuadrada, protagonizado y conducido por Roberto Gómez Bolaños, María Antonieta de la Nieves, Ramón Valdés y Rubén Aguirre.

Tres años después de aquellas primeras apariciones esporádicas en programas “prestados”, el 28 de febrero de 1973 el personaje cómico estrenó su propio espacio televisivo. El proyecto pronto se convirtió en uno de los shows cómicos más importantes de América Latina y el primero en México en venderse al extranjero.

Entre sus puestas en escena cómicas y decenas de frases infinitamente memorables, el programa del personaje escrito por Gómez Bolaños, más conocido como “Chespirito”, alberga algunos secretos que todavía no han sido completamente revelados.

Foto: Instagram.

El nombre completo del Chapulín Colorado es Chapulín Colorado Lane. De acuerdo con lo revelado por el propio personaje en un episodio de la serie, Chapulín es hijo de un entomólogo de nombre Pantaleón Colorado, quien está emparentado con el famoso bandido mexicano Chucho el Roto y con la novia del superhéroe estadounidense Superman.

Foto: Instagram.

“Me apellido ‘Colorado’ porque mi papá se llamaba Pantaleón Colorado y Roto. Él era, creo, primo segundo de Juan Colorado y primo segundo de Chucho el Roto”, confesó el superhéroe mexicano en un episodio de la serie ubicado en el lejano Oeste.

“Y me llamo Chapulín porque mi padre era entomólogo, es decir, él estudiaba y coleccionaba insectos. Entonces, él había seleccionado los nombres de cuatro insectos para ver cuál me ponía. Los escribió en sendos papelitos y los depositó en un sombrero. Luego pidió que una mano inocente sacara el papelito adecuado”, continuó el personaje.

De acuerdo con lo relatado por el Chapulín durante aquella entrega del programa, él pudo haberse llamado “Gorgojo Colorado”, “Escarabajo Colorado” o “Libélula Colorado”. Sin embargo, fue gracias a la suerte que llevó el mismo nombre que aquel insecto saltarín.

Sobre su madre, el superhéroe mexicano con fuerza equiparable a la de un ratón solamente insinuó que se trata de la reportera de los cómics Luisa Lane, quien es mundialmente conocida como la pareja de Superman.

“¿Lane? ¿Cómo Luisa Lane?”, le preguntan los personajes al Chapulín durante la escena de aquel episodio en el viejo Oeste en el que devela su nombre completo, a lo que el superhéroe responde con un gesto afirmatorio y con una sonrisa de complicidad.

Foto: Twitter.

Respecto al color del traje, en una entrevista que concedió el hijo del escritor y comediante con motivo del quincuagésimo aniversario del programa, Roberto Gómez Fernández narró que “Chespirito” decidió que aquel color era el indicado, pues algunas otras opciones, como el azul y el verde, podrían representar complicaciones técnicas al momento de utilizar efectos especiales.

“La creación original del traje me trae recuerdos familiares, porque la primera persona que confeccionó el traje fue mi madre. Mi madre en la casa, tal cual, con su máquina de coser fue la que creó este uniforme. Se encargó de ponerle las antenitas y unas alitas que después se las quitaron porque estorbaban”, narró el hijo de “Chespirito”.

El concepto detrás del traje del Chapulín es sumamente austero. Lejos de los lujosos acostumbrados de cualquier otro superhéroe, el Chapulín Colorado vestía con humildad y sin más necesidad que sus herramientas de trabajo, como el chipote chillón, la chicharra paralizadora y su bote de pastillas de chiquitolina.

Foto: Instagram.

“Mi madre cosía la letra “Ch” y tal. Que en un principio la idea era que fuera muy ‘tercermundista’. Este héroe latinoamericano que, en comparación con los grandes héroes americanos, él era del ‘tercer mundo’. Entonces tenía hasta cosas rotas (en el traje), hasta seguros que le detenían el uniforme”, recordó el ahora empresario.

Sin embargo, aun en aquellos primeros diseños del icónico uniforme color rojo, nunca faltó el escudo que se convirtió en el distintivo del superhéroe y que siempre va impreso en el pecho del Chapulín: un corazón amarillo con la letra “Ch” en el centro.

El Chapulín Colorado portaba en cada una de sus peripecias y con mucho orgullo, un escudo que lo ha protegido de cualquier malestar. El símbolo que habría enseñado a los televidentes más atentos que las cosas siempre hay que hacerlas con mucho corazón.

“Mi padre decía que (el Chapulín) lo hacía todo a pesar de sus defectos, de sus limitaciones como superhéroe. Siempre lo hacía con el corazón en la mano, por eso lo trae como escudo”.

Al respecto, el propio “Chespirito” —apodado de esta manera como un guiño a su proliferación como escritor y en referencia a la versión miniatura del escritor inglés William Shakespeare —, habló durante una emisión del programa argentino La noticia rebelde en 1987.

“El heroísmo no consiste en carecer de miedo, sino en superarlo. Aquellos no tienen miedo, Batman y Superman son todopoderosos, no pueden tener miedo. El Chapulín Colorado se muere de miedo. Es tonto, débil, torpe, etcétera y consciente de esas deficiencias se enfrenta al problema. Ese es un héroe”.

Con información de Digital Media Noticias.