“No se puede reescribir el pasado”

Ciudad de México (Rasacandela.com/Redacción). – Después de haber sido acusado de acoso sexual, Plácido Domingo defiende en una entrevista que no es posible «reescribir el pasado», si bien se muestra favorable a «criticarlo, incluso con dureza».

Foto: Instagram.

El cantante español, de 80 años, considerado todavía por muchos como el Rey de la ópera, se encuentra en París por primera vez desde enero de 2019 para ofrecer un recital este lunes en la Sala Gaveau, tras haber cantado en los últimos meses en Moscú, Madrid y Múnich.

«Han sido unos meses realmente difíciles, pero ya han pasado y estoy contento de haber vuelto a conectar con la prensa de una manera muy sincera. Me equivoqué al no hacerlo antes porque todo esto ha sido un juicio mediático y nada más», afirma Domingo.

Si bien la entrevista tuvo lugar de manera presencial, las respuestas relacionadas con el acoso sexual fueron transmitidas a la AFP por escrito, a petición del equipo de comunicación del cantante.

Para Domingo la «etiqueta que (le) han cosido» es «injusta» y «sin fundamento».

Aunque estima no obstante que, «hoy debemos mirar con ojos del presente los hechos del pasado porque es justo reflexionar para abrir el camino a una nueva sensibilidad y conciencia».

«No podemos reescribir nuestro pasado. Debemos entenderlo en su contexto y criticarlo, incluso con dureza si es necesario, pero no tiene sentido destruirlo».

El cantante asegura que, «sigue teniendo maravillosas ofertas de todo los teatros del mundo e incluso de Estados Unidos».

Pero asegura, «no querer poner en dificultad a los teatros donde he trabajado toda una vida. Me fui de Los Ángeles precisamente porque la presión mediática sobre mi caso podría haber ahogado ‘mi’ teatro», añade.

En España, cuyo ministerio de Cultura anuló hace más de un año sus representaciones en el Teatro de la Zarzuela de Madrid, acaba de sentir «la emoción más fuerte» de su vida durante un concierto en la capital, donde nació en 1941.

«Que un público te aplauda después de haber cantado unas romanzas, es natural, pero que salgas al escenario y todo el público de pie te aplauda por ocho minutos sin parar, la verdad que es una emoción tremenda», recuerda.

Con información de El Portal.