Antes de ser estrella de Hollywood era actriz porno…!

Ciudad de México (Rasacandela.com/Redacción).- Uno de los rostros más conocidos y destacados de Hollywood sin duda es Cameron Díaz, quien a sus 48 años ya es una actriz retirada y que se ha enfocado en su reciente faceta como madre, pero antes de alcanzar la fama mundial, tuvo que recurrir a otras alternativas, entre estas el cine erótico.

Foto: Instagram

Antes de convertirse en una popular actriz de Hollywood, Cameron tuvo que convertirse en una rubia explosiva para hacer una cinta de alto contenido sexual a sus cortos 19 años de edad, esto para alcanzar la ansiada fama con la que muchos han soñado.

Era inicios de los años noventa, cuando la actriz estadounidense buscó ganarse de la vida de distintas formas, una de estas fue trabajar en pornografía soft en el filme llamado “She’s no angel”, estrenado en 1992.

Foto: Instagram

En este filme veíamos una versión sensual y atrevida de la actriz con apenas 19 años, vestida de pies a cabeza con una malla negra, botas de cuero y mostrando sus senos acompañada de otra mujer de tez morena con un atuendo similar mientras se les veía dominar a un hombre musculoso con un pequeño vestuario.

Después de haber tenido su importante debut en la pantalla grande con la película “La Máscara”, junto a Jim Carrey, a mitad de los años 90, logró un gran éxito y recibió una ostentosa cantidad de dinero.

En 1994, tras haber estrenado el popular filme y haber recibido el respectivo pago por su participación, lo primero que hizo Cameron Díaz fue comprar los derechos del material erótico que grabó, esto para asegurarse de que nadie más lo viera y no afectara en su nueva y creciente carrera artística en Hollywood.

Asimismo, decidió demandar a la productora del filme para evitar que todo esto saliera a la luz, un juicio que logró ganar, pero que más tarde pudo haberse dictado como perdido, pues con la llegada del Internet y su alcance, la película terminó filtrándose dejando al descubierto su pasado erótico.

Con información de El Portal.